Gracias por tu voto

Las penalizaciones en los contratos.
Las penalizaciones a las que nos referimos en este artículo se relacionan con una
nueva sanción para determinados contratos de corta duración. En este contexto, el
Ministerio de Trabajo ha tomado medidas debido a la alta tasa de trabajo temporal y
la alta rotación de contratos de duración determinada. De hecho, la reforma laboral
vigente incluye varios cambios, de acuerdo al Real Decreto Ley 32/2021. Entre
estos se prevén contribuciones adicionales en el caso de contratos de duración de
menos de 30 días. Con esa idea en mente, a continuación veremos los pormenores
de las penalizaciones en los contratos, en base a la normativa vigente.
¿Qué es un contrato de duración determinada?
Se trata de un contrato celebrado por un período inferior a 30 días. En España, la
mayoría de los contratos de este tipo se enmarcan en dos categorías: para entornos
productivos y para servicios. Para combatir las prácticas abusivas derivadas, el
gobierno ha determinado que los contratos de este tipo se cancelen dentro de los
tres años posteriores. Después, las empresas ya no podrán celebrarlos con la
libertad que hasta ahora lo han hecho. Esto tiene como objetivo promover la
creación de empleo a largo plazo. Para lograrlo, se imponen sanciones a las
empresas para que su cotización aumente en función del número de bajas a la
seguridad social registradas. Se pretende que quienes abusen de los contratos de
duración determinada vean aumentada la prima en un 40%, siendo una cantidad
económica considerable.
Existe una excepción, ya que esta medida no les aplica a quienes cotizan en el
Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Ajena Agrarios. Del mismo modo,
tampoco aplica para las trabajadoras del hogar. Al mismo tiempo, el Real Decreto
Ley 5/2022 elimina las sanciones por contratos de corta duración o contratos
inferiores a 30 días celebrados en el marco del Régimen Especial de Artistas. Por
supuesto, lo mejor para saber si existen penalizaciones en los contratos o no, es
contar con la asesoría de un abogado experto en el tema.
Supuestos para evitar penalizaciones en los contratos.
A pesar de la necesidad de regular la frecuencia con la que se firman contratos de
duración indefinida, se contempla la posibilidad de celebrarlos con límites según el
tamaño de la empresa. El objetivo es identificar dos tipos específicos de trabajo
temporal: sustitución de trabajadores temporales o ajustes de producción. Las
condiciones de producción significan picos impredecibles en la demanda que los
trabajadores de tiempo completo no pueden cubrir, como atender el aumento de
ventas durante el Black Friday. En este caso, si existe una razón operativa u
organizativa, se puede celebrar un contrato temporal para un servicio que la
empresa no puede ofrecer con sus trabajadores habituales.
Las empresas con menos de 5 empleados solo pueden tener uno de estos
contratos. En las empresas de 6-10 empleados, el límite se ha elevado a dos. Las
empresas con 11-30 empleados pueden celebrar oficialmente tres de estos
contratos. Con respecto a las empresas de entre 31 y 100 empleados, pueden
realizar el equivalente a 5 empleados o al 8% de la fuerza laboral total. Si cuentan
con los servicios de entre 101 y 500 empleados, pueden contratar a 15 empleados o
el equivalente al 7%. Por último, una empresa con más de 500 empleados podrá
contratar a 30 personas o el 4% del total de su fuerza laboral.
Además de los puntos antes mencionados, existen otros puntos aplicables a
quienes tienen una formación académica especializada. Los términos son variables
en base al nivel de educación y el tipo de relación laboral establecida. Por lo tanto,
lo mejor es consultar a un abogado especialista de contratos laborales de tu ciudad
para conocer los detalles aplicables a cada caso.